Catábasis

A ti te escribo. A ti que posiblemente no seas la dicha de ningún pintor, ni el epílogo de algún escritor. A ti que jamás te he oído referir palabras de sumo amor, ni te he visto besar unos labios como si fuese la vez última que tu piel blanda siente la vida del otro... Leer más →

Anuncios

Efélides

He olvidado el color de aquellos ojos que alguna vez vi con asombro. Con el paso del tiempo han dejado de provocar estupor; es como lo predije en algún viejo poema. Pero no me acongojo, pues sé que el mundo los disfruta por mí. Y es que ahora guardo incontables máculas que se me hacen... Leer más →

A la deriva

Debo cumplir, De tantas veces que lo prometí Nunca pensé que supiera a dolor. Tener que escribir a un rostro Que ya no está. Debo seguir construyendo Caminos Que no llevan a ninguna parte O que nos extravían más, A tal punto, De volvernos extraños. Debo ser esclavo De algo que aún siento Pero que... Leer más →

Hojas de pasto

La gran hiedra se bate sobre mí Y me acusa Dice que me meneo cuando el viento No da sobre los campos. Tampoco yo he sido labrado, ni domesticado Tampoco yo he sido interpretado Mi ansiosa sacuda recrea sonidos Que se encaminan y retumban sobre los jardines. Los últimos resplandores de sol Se demoran por... Leer más →

Abulia

Casi que en coma me encuentro, una pereza intransigente se apodera de mi cuerpo y no hago más que sumergirme en el inútil ejercicio de pensar en el qué sería, mientras un alargado bostezo se erige sobre mi rostro como una ola que se hace grande en el océano. Es el aburrimiento el más peligroso... Leer más →

Este caluroso mes

Se hicieron las tres y veinte en el reloj y el calor rompía, sin remordimiento, el actuar del cuerpo. Aún así los niños juegan en el hirviente asfalto y brincan como si estuviesen sobre brasas ardientes. El viento es intermitente por estas calles y me doy cuenta de que los arboles están aún más muertos... Leer más →

Alguien más lo sabrá

Los rayos del sol y la llúvia Seguirán cayendo como hojas en otoño Aún los manglares y los guayabos Darán sombra a tu cansancio   Las brisas de noviembre a febrero Arrullaran tus cabellos Aún las plantas que decoran la ciudad Te escucharan las noticias y quejidos de la vida   Los perros sonreirán a... Leer más →

Literatura: Muérete de una vez (relato)

Mi habitación consta de un espacio en blanco, una cama, un cajón, algo en forma cilíndrica donde pongo mi ropa sucia, una guitarra, un par de cajas de zapatos donde guardo pequeñas cosas, y recuerdos en cada rincón del espacio que llamo habitación. En una de esas cajas está tu cepillo del cabello que olvidaste... Leer más →

Dicótomía

Me encuentro en plena calma por segunda vez en mi vida. Una calma que me asusta a tal punto que siento que dejar el cuerpo es una solución correcta y sobretodo cuerda. Parece paradójico que en mi mente haya una contienda, una disputa entre dos acciones a realizar, donde una sola debe imperar; y es... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑