Dicótomía

Me encuentro en plena calma por segunda vez en mi vida. Una calma que me asusta a tal punto que siento que dejar el cuerpo es una solución correcta y sobretodo cuerda. Parece paradójico que en mi mente haya una contienda, una disputa entre dos acciones a realizar, donde una sola debe imperar; y es... Seguir leyendo →

Anuncios

Escisión

El gran arcoíris con su paleta de colores apareció, y lo hizo para darle otra tonalidad a un espacio en blanco. Derramó pintura y la esparció por todo el lugar con su gran belleza, con su gran destreza para decir lo que las palabras no pueden. Viajó a través del lugar, sobre el lugar, y... Seguir leyendo →

Toqué su boca

Era tierra mojada, fría e infértil. con escasez de calidez y quizá tacto. Aunque eso no fue impedimento para que el infierno más cálido, jamás sentido, se posara sobre la amarillenta tierra agotada… agotada de sufrir los pasos de quienes la transitaban y no se detenían a sembrar algo. Dulce infierno donde cualquiera quisiera morar;... Seguir leyendo →

No fue un día cualquiera

Recibí el mensaje de la vida con ojos inspiradores y mis piernas querían correr, pero mi mente decía que no agitara el corazón. Entonces me dispuse a caminar con la mente en una posible situación, tanto incómoda como grata. A mitad de camino quise abortar, ¿Pero por qué? Sentía que un enorme arbusto crecía dentro... Seguir leyendo →

A ti mentira

Mentira dulce mentira amarga mal vista por la señora moral a veces necesaria para el bien ajeno El viento dice hacer música el oído lo cree y escucha melodías pero el viento sólo provoca ruido sólo quiere que el oído se alegre En la vida nace la mentira buena a veces el ave confiesa no... Seguir leyendo →

Oculi

A metros me encontraba, a una distancia donde cualquier particularidad se esfumaba y se convertía en lo vulgar, en lo corriente. Pero no sucedió, no con aquellas esferas oblicuas y claras. Fue como ver un ser alado entre terrenales mortales que arrastran sus pies en el fango inmundo.   No eran sólo ojos. Era la... Seguir leyendo →

Dulce tormento

Caía la tarde del viernes en una ciudad calurosa en las costas del Atlántico sur. Los ciudadanos imploraban esos frescos vientos que aparecen como un regalo de los dioses.   Había una mujer en aquel viejo pueblo —no alcanzo a recordar su nombre Era una condesa, ¿o sólo una dama? –No lo recuerdo tampoco. Era... Seguir leyendo →

Tierra del viento

Y no hay llanto Sollozo Que pueda despertar al mártir No hay sonido por más fuerte que sea que desgarre el camino y lo divida. Tiembla el suelo y se hacen granitos el asfalto, suenan aleteos y chillidos antes que el rojo carmesí explote a los ojos de todos nosotros, pero no mata el ímpetu... Seguir leyendo →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑